12 Nov./ El Ateneo presenta…

La ciénaga

Fecha: Jueves, 12 de noviembre 2020
Hora: 19:00
Lugar: Filmoteca de Navarra 
Mapa de localización: aquí

Precio: 1euro, presentando el carnet del Ateneo 
(Entrada normal: 3 euros)  

Presentan: Vanina Vázquez
Organiza: Miguel Zozaya, Vocal de Cinematografía

Año: 2001 / Pais: Argentina / Duración: 102’ Color Director: Lucrecia Martel Guión: Lucrecia Martel / Fotografía: Hugo Colace / Reparto: Mercedes Morán, Graciela Borges, Martín Adjemián, Leonora Balcarce, Diego Baenas, Silvia Baylé, Sofía Bertolotto, Juan Cruz Bordeu, Andrea López

Febrero en el noroeste argentino. A unos noventa kilómetros de la ciudad de La Ciénaga, está el pueblo de Rey Muerto, y cerca de ahí la finca La Mandrágora, donde se cosechan y secan pimientos rojos, y donde pasa el verano Mecha, una mujer cincuentona que tiene cuatro hijos y un marido que se tiñe el pelo. Tali, prima de Mecha, también tiene cuatro hijos, un marido amante de la casa, la caza y los hijos. Dos accidentes reunirán a estas dos familias en el campo, donde tratarán de sobrevivir a un verano del demonio. Pero no todos lo lograrán.


Tras habernos acercado a sendos clásicos del cine español y japonés en el arranque de esta temporada, la sesión de este mes del Ateneo quiere recuperar una obra latinoamericana contemporánea: La ciénaga. A casi 20 años de su estreno en el Festival de Berlín de 2001, la ópera prima de la cineasta argentina Lucrecia Martel reviste ya la consideración de película de culto. En pleno cambio de siglo y milenio, emergió un grupo de jóvenes (y no tan jóvenes) autores de muy distintas latitudes geográficas y algunas sorprendentes conexiones estéticas, que vino a revolver a la vieja crítica y a inspirar a toda una nueva generación cinéfila surgida al calor de estas “mutaciones del cine contemporáneo”. Martel fue voz destacada del nuevo cine argentino, y la revelación de su filme de debut sacudió el panorama como un meteorito.

Almodóvar, rendido a su talento, participó en la producción de todas sus obras posteriores (La niña santa, La mujer rubia y Zama).

La ciénaga hace un uso evocativo del espacio, el lenguaje y el sonido para retratar a una familia argentina de parientes lejanos atrapados entre el estancamiento y la supervivencia. El filme ofrece una visión visceral de la clase, familia, sexualidad y sociedad entretejiendo una narración compleja sobre las relaciones humanas.

Han pasado dos décadas y el verano insoportablemente húmedo y caluroso de esta ciénaga no ha perdido un ápice de su potencia perturbadora y enigmática. Os invitamos a conocer a Mecha, a Tali y a sus familias, juntas y revueltas, con sus cuerpos deambulando en círculos por su finca y sus mentes tratando de no hundirse en el lodazal.

“La solidaridad se ha reducido a escombros, y la gente tiene que valerse por sí misma. Siento que los personajes de mi película están abandonados y me siento yo misma así, y lo extiendo a la humanidad”.
Lucrecia Martel