15 Oct./ El Ateneo Presenta…

La emperatriz Yang Kwei Fei (Yokihi)

Fecha: Jueves, 15 de septiembre 2020
Hora: 20:00
Lugar: Filmoteca de Navarra 
Mapa de localización: aquí

Precio: 1euro, presentando el carnet del Ateneo (entrada
normal: 3 euros)
Presentan: Fermín Martínez
Organiza: Miguel Zozaya, Vocal de Cinematografía

Título original: La emperatriz Yang Kwei Fei  Año:1955 / Pais: Japón / Duración: 98’ Color Director: Kenji Mizoguchi Guión: T’ao Ch’in, Matsutaro Kawaguchi, Yoshikata Yoda y Masahige Narusawa (a partir de Ch’ang Hen Ko, un poema de Pai Lo T’ien) / Fotografía: Kôhei Sugiyama / Reparto: Machiko Kyô, Masayuki Mori, Sô Yamamura, Noburo Kiritachi, Eitarô Shindô, Chieko Murata, Michiko Ai, Sakae Ozawa, Yokô Minamida

Desconsolado tras la muerte de su primera esposa, el emperador Huan Tsung se enamora de una joven plebeya.

Este mes, el Ateneo quiere rendir homenaje a uno de los grandes cineastas de la historia, el japonés Kenji Mizoguchi, aprovechando la reciente circulación de unas deslumbrantes nuevas copias en alta definición de algunas de sus películas. En concreto, hemos escogido su penúltima película, y una de sus dos únicas obras en color.

Algunos han considerado La emperatriz Yang Kwei Fei como una versión oriental de La Cenicienta, aunque ciertamente bastante alejada del espíritu Disney. La inmortalidad y la fuerza del amor presiden toda la película, pero son contrapuestos al sentido del deber, los vericuetos de la política, la soledad del poderoso, las corruptelas de palacio, etc. Una obra clásica y de época, filmada en los años 50, que abordaba algunas cuestiones pertinentes todavía en su época (y aún hoy); y que sirve de muestra del arte narrativo y estético de un autor clave de la cinematografía japonesa.

«Cuando rodaba era como un pintor que corrige su obra sin cesar. Para Mizoguchi el rodaje no era, como para muchos cineastas, la realización, el término, el fin buscado: era un comienzo. Por eso creo que nunca ha alcanzado la cima de su genio, ni siquiera en sus últimos films: él habría continuado siempre puliendo, siempre».

(Testimonio de Hiroshi Mizutani, responsable de la dirección artística y el diseño de producción en este y muchos otros filmes de Mizoguchi).