Hasta el 13 Sept./ Exposición “Arte y naturaleza”

La exposición Arte y naturaleza que el Ateneo ha organizado en colaboración con el Ayuntamiento de Pamplona, permanece abierta.

Obra de Carlos Cánovas

Fecha: Hasta el 13 de Septiembre 2020
Horario: de martes a sábado de 11.30 a 13.30 y de 18.30 a 21. Domingos y festivos de 11.30 a 13.30 h.
Lugar: Pabellón de Mixtos de la Ciudadela de Pamplona, plantas baja y 1ª.
Coordina: Pedro Salaberri – Vocalía de Artes Plásticas
Organiza: Ateno Navarro y Ayuntamiento de Pamplona


” Hay en nuestra comunidad un importante número de artistas que dedican una gran parte de su trabajo a hablar de una naturaleza que tienen y sienten cerca. Es el lugar en que vivimos, necesita nuestro respeto y son muchos los que acuden para recrearla y disfrutar de su contemplación.

Los Pirineos, las Bardenas, los bosques de todo tipo que nos rodean representados en obras en que lo urbano tiende a desaparecer, dan fe de la necesidad que tenemos de sentirnos cerca de entornos que nos pacifiquen y nos pongan en contacto con el aire y la luz, con el sol y la lluvia.

La naturaleza es una preocupación social, la significamos como un anhelo de regeneración y sabemos que solo poniéndonos de acuerdo con ella podremos sobrevivir. Generalmente vivimos en la ciudad y disfrutamos de las ventajas que tiene (sanidad, comercio, eventos culturales etc.) pero sabemos que hay rios y queremos que estén limpios y es maravilloso pasear cobijados por los bosques de hayas o contemplando campos sembrados con todo tipo de cultivos.

Obras de Carlos Puig y Cristina Cidriain

Mientras crece la dependencia tecnológica y cada vez mas vemos la vida a través de pantallas, muchos artistas salen de la ciudad a buscar espacios abiertos, campos y caminos para disfrutar de ellos con los cinco sentidos como también hay artistas eminentemente urbanos pero que hablan en sus creaciones de esa otra naturaleza domesticada que hace más amable la vida en la ciudad.

Creo que está claro que la noción de naturaleza como lugar sanador es algo que elegimos voluntariamente y me parece que tiene que ver con el hecho de que no encontramos en ella intenciones predeterminadas, que la curva y el azar todavía juegan un papel importante y además nos permite alejarnos a ratos de la tiranía del ángulo recto que tienen los espacios urbanos.

Hay artistas que hacen su trabajo al aire libre y o del natural porque no quieren filtros entre ellos y su obra, pero en general materializamos las vivencias por medios mecánicos o manuales en la intimidad del estudio, en el placer de un trabajo realizado con todo el tiempo que la idea necesite para tomar cuerpo. Un placer que ahora adquiere su verdadera dimensión cuando pasa a ser compartido, cuando al ponerlo a su disposición ya nos pertenece a todos”.

Texto: Pedro Salaberri