17 Sept./ El Ateneo Presenta…

1 -Conferencia y presentación de libro: La Codorniz. De la revista a la pantalla (y viceversa)

Santiago Aguilar y Felipe Cabrerizo / Portada de la revista La Codorniz

Fecha: Jueves, 17 de Septiembre 2020
Hora: 19.00
Lugar: Biblioteca de Navarra – Sala de actividades (Planta 1)

Edgar Neville, los hermanos Miguel y Jerónimo Mihura, Tono, José López Rubio y Enrique Jardiel Poncela (la “otra” generación del 27 al completo) crearon en junio de 1941 la llamada a ser “revista más audaz para el lector más inteligente”, La Codorniz. Junto a ellos, dos mujeres, Conchita Montes y la Baronesa Alberta, en unos tiempos en los que los nombres femeninos parecían condenados a un segundo plano, y sus padres putativos, Wenceslao Fernández Flórez y Ramón Gómez de la Serna. 

La aparición del semanario tuvo el efecto de un auténtico “big bang”, pero las raíces de su humor llevaban fraguándose largo tiempo. Exactamente desde la década de los veinte, cuando sus integrantes se conocieron en las redacciones de las revistas de humor del momento. Juntos emprendieron un camino en el que periodismo, literatura, teatro y viñetas se mezclaban sin ningún tipo de complejo y que no tardaría en dar el salto al cine. Muchos en los estudios madrileños, otros en los de un Hollywood dorado que por aquellos años echaba a hablar gracias al invento del sonoro. 

La Codorniz pervivió hasta 1978 y su redacción sirvió de escuela de humorismo y semillero de cineastas. En sus páginas se formarían muchos otros con el paso de los años: Rafael Azcona, Miguel Gila, Antonio Mingote, Chumy Chúmez, Álvaro de Laiglesia, Francisco Regueiro, Manuel Summers y hasta los mismísimos hermanos Ozores. Todos ellos personajes clave para la revista pero también para un cine español donde se tomaron a guasa unos tiempos que no siempre daban para ello. 

Este volumen se adentra con machete y salacot en las selvas de una revista destinada a marcar los años del franquismo y en las no menos frondosas de sus fecundas relaciones con el cine.

Intervienen: Santiago Aguilar y Felipe Cabrerizo / Organiza: Miguel Zozaya Vocal de Cinematografía /


2 – Proyección: Café de París – Edgar Neville

Secuencia de la película “Café de París”

Fecha: Jueves, 17 de Septiembre 2020
Hora: 20:00
Lugar: Filmoteca de Navarra
Precio: 1euro, presentando el carnet del Ateneo (entrada normal: 3 euros)
Presentan: Santiago Aguilar y Felipe Cabrerizo
Organiza: Miguel ZozayaVocal de Cinematografía

Título original: Café de París Año: 1943 / Pais: España / Duración: 85’/ Blanco y Negro Director: Edgar Neville / Guión: Edgar Neville / Fotografía: Willy Goldberger / Reparto: Conchita Montes, José Nieto, Tony D’Algy, Joaquín Roa, Manuel Requena, Julia Lajos, José Franco, Mariana Larrabeiti, Rosina Mendía

Tras estos meses de obligada ausencia, inauguramos el nuevo curso recuperando una sesión muy esperada que se quedó por el camino. Como decíamos en marzo, la proyección de este mes es especial por varias razones. En primer lugar, porque conecta directamente con aquel ciclo que dedicamos en otoño de 2017 a “La otra generación del 27 y el cine”, del que esta sesión podría verse como una feliz coda. En segundo lugar, porque proyectamos una película recientemente rescatada (llevaba varias décadas perdida): Café de París, de Edgar Neville. Por último, porque nos visitan de nuevo unos invitados excepcionales: los historiadores todoterreno y expertos codornizólogos Santiago Aguilar y Felipe Cabrerizo serán los encargados de presentar la película. No pocos motivos de celebración.

A continuación, reproducimos parte del texto que Aguilar y Cabrerizo prepararon para su reestreno en el Cine Doré:

“Esta primera comedia conjunta de Edgar Neville y Conchita Montes constituye el eslabón perdido entre las películas de propaganda o históricas que auspiciaron el lanzamiento de Conchita como primera actriz cinematográfica – Frente de Madrid / Carmen fra i rossi (1939) o Correo de Indias (1943) – y las comedias cabales de la pareja – La vida en un hilo (1944), Domingo de Carnaval (1945) -, en las que ella encuentra definitivamente su máscara.

La cinta comienza con la subasta de los bienes de la familia de Carmen, el personaje encarnado por Conchita. Con el dinero obtenido marcha a París, donde espera emprender una nueva vida gracias al trabajo que espera encontrar con la ayuda de unos conocidos. Pero la dirección que lleva consigo está equivocada y en busca de alojamiento Carmen termina cayendo en una buhardilla bohemia. Es éste el auténtico punto de arranque del filme, el pistoletazo de salida para que Neville despliegue su galería de personajes excéntricos, interpretados por varios de sus actores favoritos. Con ellos crea un microcosmos repleto de humor: Julia Lajos, Joaquín Roa, Mariana Larrabeiti, Manuel Requena… Roa es un pintor que sólo pinta bodegones de comestibles que ofrece a los comercios del ramo con tal de poderse comer el modelo. El orondo Requena es su admirador, una especie de agente a la caza de alimentos visualmente sugestivos. El pintor se apellida Landusky, pero es que, explica, «había que llamarle de algún modo y en Polonia gastan estas bromas». Julia Lajos también se autojustifica: «Llevo cuarenta años sin decidirme por una ocupación definida. Soy una espectadora de las ocupaciones de los demás». No es ajeno a esta dirección que toma Edgar el trabajo que por esos mismos años está realizando su amigo Miguel Mihura, introduciendo pinceladas de humor codornicesco en sus colaboraciones como guionista para directores como Antonio Román o Benito Perojo. Pero más atento que el director de La Codorniz al dibujo general de la película y a los matices en la interpretación, Neville no sólo juega con ellos, sino que estructura la película sobre este diseño en el que Conchita tiene un papel cardinal.”