Premio Príncipe de Viana de la Cultura 2020

Carta de Carlos Cánovas al presidente del Ateneo Navarro en agradecimiento por la presentación de su candidatura al premio Príncipe de Viana de la Cultura 2020

Carlos Cánovas

Quiero que estas líneas sirvan para dejar constancia de mi más sincero agradecimiento al Ateneo Navarro que, en reunión de su Junta Directiva, me propuso como candidato al Premio Príncipe de Viana de la Cultura 2020, premio que finalmente me fue concedido el pasado día 17 de julio. Sin esa propuesta y la fe puesta en ella, el premio no hubiese sido posible, pero más allá de la obtención de tan preciado galardón, quiero que sepas que para mí ya era un verdadero y extraordinario premio la sola propuesta de mi candidatura.

Por otro lado, además de la obvia alegría personal que el reconocimiento me ha producido, está también el hecho, que para mí es muy relevante, de que después de treinta ediciones el premio haya recaído en un fotógrafo. No es nuestra disciplina, a pesar de los ya muchos años de su reconocimiento “oficial” como arte, objeto de demasiadas distinciones cuando ha de medirse con otras disciplinas de la cultura. El Ateneo Navarro tomó a este respecto una decisión valiente y significativa.

Me gustaría que trasladases mi gratitud a toda tu Junta Directiva, y especialmente a nuestro común amigo Pedro Salaberri. Sin su esencial iniciativa y su buen hacer, sin duda no estaríamos celebrando este premio que,por supuesto, es también un premio que os pertenece a todos vosotros.

Texto: Carlos Cánovas


Candidatura presentada por el Ateneo Navarro / Nafar Ateneoa al premio Príncipe de Viana de la Cultura 2020

“Ha elaborado textos sobre numerosos fotógrafos que le han sido encargados por ellos o por diversas entidades culturales, ha colaborado técnicamente con muchos para la realización de sus trabajos, ha impartido clases, dado conferencias sobre autores y movimientos fotográficos de ámbito internacional y gracias a su implicación contamos con un libro “Navarra, fotografía” editado por el Gobierno de Navarra en el año 2012 de absoluta referencia para conocer nuestra realidad.

Siendo todo esto de gran importancia queremos destacar sin embargo la razón más importante para solicitar le sea concedido el Premio Príncipe de Viana y es la de su faceta como creador.

Desde sus primeras fotografías en los años setenta había definido su vocación y tenía clarísimos sus intereses estéticos. Hay en su trabajo una mirada sobre el mundo que le rodea que va a fijar con serenidad y talento entornos urbanos generalmente ignorados dotándolos de una dignidad que los rescata del abandono y los embellece.

Desde que comenzó, su trabajo está regido por una enorme exigencia técnica y de contenido, exigencia que hace que sus fotografías de hace 40 años traspasen el tiempo sin perder interés ni actualidad.

No son la crónica de un tiempo concreto sino la mirada sensible de un artista extraordinario, no ha buscado la belleza, la ha puesto él.

Son significativos los títulos de sus series: “Extramuros”, “Paisaje anónimo”,“Plantas para el olvido”, “Paisajes fugaces”,“Dolientes plantas”, etc.

Queremos significar especialmente una de sus últimas series cuyo título es una declaración de intenciones, una más.

En el “Séptimo cielo” va haciendo fotografías del paisaje que tiene cerca de su casa al que llega caminando cargado con su equipo de cámara, trípode etc. para sin ninguna prisa y atendiendo a las sensaciones que el vivir cotidiano le depara, ir dejando constancia de que vive en el “Séptimo cielo”, de que la vida está donde el quiere que esté, que no hay más paraíso que el que somos capaces de construir con nuestra energía e inteligencia.

Y es con esta actitud donde el artista nos regala su visión del mundo, nos amplía lo que veíamos, hace más interesantes todos los sitios que mira y al hacer más grande su conocimiento, hace más grande también el nuestro.”